¿Cómo elaborar un guión teatral?

por | mayo 27, 2014

Guion teatral

Primeramente debemos tener en cuenta que las personas que laboran un guión teatral lo hacen desde una perspectiva global, es decir, como si ellos fueran un narrador omnisciente. Dicho de otra manera, el escritor debe imaginar la historia tal y como si la estuviera disfrutando en una pantalla de cine.

Los temas que se pueden abordar son inagotables, ya que puedes contar desde un relato cómico hasta uno absolutamente dramático. Ello dependerá en gran medida del estilo narrativo que mejor domines. El siguiente paso es la selección de personajes: Designa el número de éstos, sus características físicas, su manera de hablar y el tipo de ropa que deben usar.

En el momento en que tengas completas todas esas características, es momento de empezar a darle forma a tu guión teatral. Es importante que estructures tu historia en distintas escenas, pues así será más fácil acomodar las situaciones que se vayan sucediendo.

Por ejemplo, supongamos que la obra comienza así: “A las afueras de la ciudad se encontraba la casa de Aída, una chica de campo que tenía la ilusión de convertirse en una famosa actriz de teatro”.

Esta escena se puede representar muy fácilmente. Basta con colocar un fondo de color oscuro (café o negro). Al frente se ve a una mujer joven sentada delante de un espejo viejo, maquillándose y practicando algunas líneas de una obra de teatro conocida por la audiencia.

Haz lo mismo con todas las demás. Recuerda que en el género teatral las palabras, se transforman en imágenes. Para ayudar a los actores en su interpretación, el guionista debe incluir ciertas notas encerradas entre paréntesis. Ésas explicaciones le dirán al histrión las inflexiones de voz que debe hacer para pronunciar los diálogos.

Veamos el siguiente ejemplo:

Marta – ¡Qué gusto me da verte, nunca imaginé que vendrías a visitarme el día de hoy! (En tono de inmensa alegría).

Tere – Sí, estuve planeando esta sorpresa por más de un mes. (Mirando hacia Marta).

Obra de teatro

Después de escribir tu guión teatral, titúlalo, nunca lo hagas antes

Casi todos cuando escribimos una narración, lo primero que hacemos es asignarle un nombre. Esto, según los entendidos, nos coarta de tajo la libertad de imaginar, ya que de entrada estaremos ceñidos a una idea en particular. Por ello, conviene hacerlo hasta el final.

Cuando tengas listo el primer borrador, dáselo a leer a tus amigos y parientes. Asimismo, pídeles que te den su opinión. Seguramente encontrarán algunos errores, los cuales probablemente no te percataste que estaban ahí.

El objetivo de hacer todo eso es conseguir que el guión de teatro quede lo más “pulido” posible.

Componentes de la trama

Por lo general, se puede hablar de tres tramas distintas: Las lineales, las inversas y las mixtas.

Aquellas que se engloban en el primer conjunto, son las que desarrollan su temática de una manera cronológica (éstas son muy efectivas, sobre todo cuando utilizamos un narrador que nos sumerge en la situación).

Las tramas inversas, siguen una metodología absolutamente opuesta a la que se explica en el párrafo anterior. Su comienzo es el final y el último alto corresponde al principio del relato.

Las tramas mixtas, usan constantemente “llamadas al pasado” (Flashbacks).

Los componentes elementales en un guión teatral son: el prólogo, el progreso de la acción, el nudo y la solución del conflicto.

Teatro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *