Leyendas de don Calixto

por | mayo 27, 2014

Leyendas de don Calixto

Don Calixto fue conserje del edificio donde yo vivo por más de tres décadas, hasta el día de su fallecimiento.

Era un hombre bajito, gordo y calvo que casi siempre estaba de buen humor. Cuando llegaba temprano del colegio, antes de subir a mi casa, me gustaba tocar en la conserjería para ver si tenía la suerte de que él estuviera ahí y así escuchar una de las cientos de leyendas que conocía.

De entre ellas, la que más me deliraba era la del subterráneo. Supuestamente unos maleantes venían persiguiendo a un joven y éste para tratar de escapar de ellos, en lo primero que pensó fue en entrar a la estación del Metro más próxima y así alejarse del peligro.

Sin embargo, el reloj marcaba las 11:50 de la noche, lo que quería decir que en pocos minutos el servicio dejaría de operar. Los malhechores casi le daban alcance, cuando de repente escuchó en el andén la llegada del tren. Se metió en el primer vagón que vio a la mano y rogó a todos los santos que conocía que las puertas se cerraran velozmente.

A través del cristal, observó esbozando una pequeña sonrisa a los ladrones. Mientras se limpiaba el sudor de la frente con su pañuelo pensaba:

– ¡Vaya si tengo suerte! Traigo todo el dinero de la quincena en la billetera. Ya más relajado se sentó en uno de los asientos, más sintió que alguien no le quitaba la vista de encima. Levantó la cabeza y sus pupilas se dilataron al mirar como todos los que lo acompañaban en ese vagón, no eran otra cosa más que zombies deseosos de carne humana.

En fin… Espero alguna vez saber cientos de leyendas tal como don Calixto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *